2 abr. 2011

“Tomá dos pesos pibe, comprate una cara nueva”

Estas palabras, se las propinó el ya esfumado Pappo, junto con una buena piña a un colega del rubro musical. Era el 2002, y la leyenda nacional de la guitarra, le rompía la nariz al cantante de “A tirador laser” en un boliche de Palermo. El golpe físico, no se comparaba al remate fraseológico que selló la escena aquella noche. Difícil oponente el Carpo, no solo por su derecha, sino por su filosa lengua.

Hoy, amanecía en algunas radios, la canción “Juntos a la par”, de Pappo por supuesto. El motivo, era que se cumplía un nuevo aniversario de la guerra de las Malvinas. La canción, muy buena realmente, de alguna manera lograba reflejar un poco, eso que muchos sienten frente a la derrota sufrida ante el imperialismo, y encarnada (y expresada en la canción) en la figura del colimba y sus padecimientos en las islas.

Como era de esperarse en este día, un acto de Cristina, venía hoy a reorientar al proyecto nacional y popular. Lo bueno de la presidenta, es que no oculta su política, pese a las volteretas y maniobras de página 12, y todas las juventudes K que pululan por ahí. El discurso, venía a clarificar una vez mas, una parte clave de la política de este gobierno.
“El mejor homenaje que podemos hacer a nuestros caídos es este: las fuerzas armadas y los pueblos mezclados", rematando con una sesuda reflexión mas histórica, al señalar que: “siempre que la Nación estuvo dividida fue derrotada desde afuera y desde adentro".

No pierden tiempo los K, y cada vez que pueden, marcan un aspecto central del “modelo”. Reconciliarnos con las fuerzas armadas, sacar un poco las manchas de sangre con algunos genocidas encarcelados, y así relegitimar y reconstruir a las tres armas. Yo se de la psicosis colectita de un grupo aterrado ante la derecha local, que insiste ver en Cristina “de izquierda”. También entiendo a la clase media progre caníbal, que consume y se consume. Pero ya que acepten que nos empiecen a “mezclar” con los milicos, es mucho.

La cara del proyecto K, la imágen, puede terminar estando peor que la de la víctima de Pappo, con la que empezamos el post. ¿Cuántos pesos darán, los empresarios, los burócratas sindicales y los muchachos peronistas para la cara nueva cuando esta se desfigure por los hechos que se anuncian? ¿Saldrá del movimiento obrero y de los estudiantes una fuerza que golpee y destruya la imagen K llena de rouge y doble discurso?.

Veremos, por lo pronto, recomendamos a los engolosinados escuchar bien los discursos de la presidenta, ya que no tienen desperdicio; al igual que las frases de Pappo.

F.N.


4 comentarios:

  1. Estimado FN

    Muy bien agarrada la frase de CFK (el Clarinete pone sólo las de "izquierda" porque están en campaña de alerta contra la "zurda chavista" a lo Mirta Legrand). Pero en tu crítica hay que profundizar, ya que para mi no alcanza con decir que son "los milicos genocidas" en el caso de la Guerra de Malvinas.
    Siguiendo a Trotsky, en aquella guerra estuvimos "con el Brasil fascista contra la Inglaterra democrática". Entonces, la crítica a los milicos debe partir de su canallesco papel en la guerra: la lanzaron como una aventura y fueron cobardes cuando se dieron cuenta que habían provocado a una potencia imperialista (con la falsa ilusión de una "neutralidad" yanqui). Se negaron a tomar las medidas políticas (embargo de todos los bienes británicos en el país) y militares (atacar la flota en alta mar antes que ellos nos la den, como pasó con el Belgrano). Además, llegaron al escándalo de repetir la rapiña que hicieron con los bienes de los desaparecidos, esta vez afanándose las donaciones que masivamente aportaban los trabajadores y las clases medias para los soldados. En la guerra se demostró que esas fuerzas armadas son y serán sólo últiles para defender a la burguesía parásita contra el proletariado, pero totalmente inútiles para lo que supuestamente existen: defender los derechos del propio estado burgués (ni siquiera hablemos de enfrentar más o menos seriamente al imperialismo).
    Por esto es una canallada el llamado a la "unidad" de CFK.

    Saludos.
    FL.

    ResponderEliminar
  2. F´s muy buenos sus aportes, posta que con cada uno de los párrafos uno conoce cosas mas interesantes, se queda pensando... La "alcoholizada medida" de los milicos, representados en Galtieri es un debate que trajo mas de una polémica, no sólo con la clase media (¿es real o ficticia?) sino con la izquierda mísma que se reclama trotskista. Un buen tema para polemizar y desnudar el carácter de clase de la mísma "guerra". En fin, solo pensar en voz alta. Saludos.
    FP

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los aportes, efectivamente la crítica en mi artículo a los militares y las Malvinas es incompleta. Solo pensaba en ese momento en poner en la mira un aspecto de los K, expresado en esa frase que dijo la presidente, supuestamente para homenajear a los caídos, con eso de mezclar al pueblo y los milicos.
    Varios mails me llegaron, todos centrándose en las posiciones sobre la guerra. Pero no tanto en la denuncia a los milicos (comparto plenamente lo planteado por FL), sino que lo que se desprende de esto, del rol e intención de los milicos, sería pelear por “la paz”. Los que militamos de mi generación, que nació luego de Malvinas, tiene una visión medio ingenua sobre todo el asunto; empezando por notar que la política se hace muchas veces sobre acontecimiento que nos exceden y que lejos estar de ser “ideales”. Pienso, que se contempla poco, que pese a que la clase obrera fue duramente golpeada por el golpe militar, no estaba liquidada. La guerra, aún siendo una aventura para salvar al régimen dictatorial, movilizó las energías de los oprimidos (aclarar al margen, que ya entrados los 80´, empezaba a salir del espasmo el movimiento obrero). Avanzar contra Inglaterra, movilizar a las masas, expropiar sus capitales y hasta derrotarla militarmente (cuestión muy lejana por supuesto a las intenciones de los militares y de los empresarios locales), daría una fuerza enorme a los oprimidos, que luego estarían en inmejorables condiciones para luego hacer justicia por los años pasados con los militares, los empresarios y la Iglesia. No por nada, la derrota de Malvinas, desmoralizó aún más, y permitió que se profundice la injerencia imperialista neoliberal.
    Cuesta imaginarlo, me doy cuenta con varios que me escribieron, ya que habría que “ponerse en el bando” de los milicos. Solo sería momentáneo, derrotar a Inglaterra recompondría las fuerzas revolucionarias que fueron duramente golpeadas y diezmadas durante los 70´.
    Terminando en este sentido, me vino a la mente recién un recuerdo de una historia de un actual dirigente del partido, que haya en sus primeros años de militancia, le tocó ser colimba o algo parecido por aeroparque (creo que policía aeroportuaria o algo así). Me contaba, que a estallar la guerra, quería ir a combatir, y que la emoción y convicción (por decirlo de alguna manera) era tal, que en el mismo transporte militar del aeropuerto, viajaba junto a su grupo de otros como él, cantando, “se va a acabar, la dictadura militar”.
    Debo algo mas serio sobre el asunto. Saludos

    F.N.

    ResponderEliminar