12 mar. 2012

Escribiendo sobre como escribimos



Molesto por la reciente suba de los productos de Masallin
Particulares, el bloguero de Unmaldía decide prender la computadora
para ver que acontece y de pasada "producir" algo para el blog en
cuestión, el cual hay que actualizar antes que se reproduscan en su
estancamiento, las larvas de alguna especie de insecto.

Los ruiditos de un Windows pirata que se inicia dejan de sonar y
la maquina se encuentra lista y dispuesta. El bloguero abre un
documento en blanco de Word (u Open Office) y empieza a mascullar las
primeras ideas, por lo general malas y frustrantes, buscando llenar
esa representación digital de un papel en blanco. Las diferencias que
puedan existir entre esta rutina de la modernidad y una ordinaria hoja
en blanco, no vienen al caso, lo esencial, es decir, el símbolo de
libertad que se nos muestra en el vacío de los renglones, esta allí
presente, así como también el reto o desafío que nos invita a la
tarea.

Molesto por esta impertinencia del papel o pantalla, el bloguero
frustrado busca la musa en un vaso de fernet ubicado a la diestra del
teclado, al lado de un cenicero que se irá llenando con colillas mal
apagadas, que humearan decorando lúgubremente la atmósfera de la
noche. Busca en la espuma del fernet paisajes exóticos e imagina
proezas en las gotas, que se deslizan por una vaso enorme para la
vista pero muy corto para la sed.

Sin éxito, el bloguero sigue mirando al cursor que titila en la
pantalla, otra impertinencia, esa pequeña manchita negra, tan
obediente, jamás andada por cuenta propia; de tanto mirar se cansa la vista.
Mientras tanto el resplandor de la pantalla es la única luz en la
sala, alguna vez el foquito del techo brillaba como un buen solcito
artificial, pero la vida útil le fue corta y dejo de ser atractivo de
polillas entre otros usos que tuvo. Después de algunos dias de
verificada la defunción del foco, el bloguero lo saco del receptáculo,
olvidando buscar su reemplazo y por tanto, quedo sin luz la sala al
amparo unicamente de la luz de la pc. Esto era combatido eventualmente
con la brasa de un cigarrillo, pero su efecto duraba lo que se dura
fumando, que por lo general, cuanto mas se fuma, mas rápido se lo
hace y listo, un instante. La luz de un fósforo fué, diria el Polaco.
Sin notarlo, el hombre situado frente a la pantalla actuaba como
un astro durante un eclipse, donde se dibujaba su contorno dinámico
sobre la pared situada a su espalda, y sin conocer jamas aquella
sombra, se sentía seguro de tener compañia hasta que llegue alguno de
los demas que habitan esa misma casa.
Finalmente, llega alguna idea que sirve de punta y la tarea
adquiere otra dinámica.

El Desarrollo

Despues del precalentamiento literario, la cabeza empieza a
idear. El cerebro "envía" sus órdenes a las manos, y estas, a los
dedos. Estos últimos galopan con una destreza envidiable, a fuerza de
oficio adquirida.
Las teclas chasquean al ser golpeadas velozmente, cada una
ejecuta su función, la pantalla obedece, es mirada por la
persona, quien llena sus pensamientos con lo que esta leyendo. Es
decir, con lo que había escrito, y en ese movimiento discontinuo pero
circular, se retroalimenta un proceso que es sumamente placentero
cuando uno ha perdido ya el conocimiento de lo que acontece y se deja
arrullar por las letras que van y vienen sin saber desde donde. En
fin, de lo que pasa cuando uno escribe, cosa que solo puede hacerse
placenteramente olvidando que se lo está haciendo.
En esos momentos, las palabras adquieren su propia vida, y
parece que ellas mismas se las ingenian para reproducirse, obedeciendo
a una voluntad ajena, la cual tiene prisionero al cerebro y con él a
las manos y no permitirá que nadie abandone la sala hasta que la tarea
haya concluido.

Nuestra discuciones literarias

En Unmaldía hay dos tipos de notas, las que subimos y las que yo
escribo. Lógicamente, de cuando en cuando, me reviro y exijo la
inmediata convocatoria a una reunión plenaria -enología mediante- donde pueda esgrimir mis argumentos.
Ahí empieza el coro. Si el título no peca de provocativo el
contenido es sinuoso, asi "la vuelta al simio en menos tiempo" fue
tratado de políticamente incorrecto, la "fabula de la gallina
degollada que volvió por su cabeza" de provocadora hacia el centrismo,
el guion del sainete "Chacabuco" quedo olvidado en la lista de mails
permitiéndole al mito Sanmartiniano seguir engañifando a la gente.
Despues -siempre siguiendo con la enología detallada- viene la
generalización de cada elemento, los reproches a mi estilo hablado (se
refiere al "voceo" NdT), mis incongruencias gramaticales y mi
arbitrario uso de la puntuación.
La charla se va poniendo sincera, y con los cachetes colorados
me preguntan amenamente:
- Estas escribiendo muy mal ¿Que onda, lees mucho a Cortazar o Arlt?
- A los dos.
Así puestos todos los reproches borgeanos sobre la mesa, no me
queda mas remedio que llamar a la reflexión, sabiendo que existen
otros blogs donde se escribe sobre política y lo hacen muy bien, esto
debería sugerirnos intentar complementar al enjambre, buscando ser
buenos donde ellos fallan, es decir, haciendo mal las cosas.
Vamos arrimando a una síntesis frágil y borracha, y la verdad ya
no nos importa, a fin de cuentas todo este circo es también una escusa
para juntarse, y así como el debate nos seca un poco la boca nunca
falta que alguno se arrime y nos llene la copa; brindando con mutuos
deseos de salud o exclamando a la boliviana "contigo hermano".

El último Dodo

4 comentarios:

  1. Muy bueno viejos locos. Que estilo dirían que escriben ustedes?

    saludos
    Clau

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, parecen mas creativos cuando no repiten el programa de transición.
    Saludos.
    El Gauchito Gil.

    PD: y mirá que les estamos dando letra..no se pueden quejar.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno camaradas! a mí me gusta su estilo :)

    ResponderEliminar