16 oct. 2011

El bombín

Hace mucho mucho tiempo el legendario Charles Chaplin participó de un concurso para imitadores de sí mismo (es decir, para ver quien emulaba mejor al maestro). Para la sorpresa de la posteridad, el premio lo obtuvo un desconocido, del cual solo se conserva su nombre debido a esta anecdotilla, y Chaplin (el original) termino perdiendo.

Existe una controversia furibunda sobre qué lugar ocupó en el palco, si llego a segundo o quedo por ahí en la tabla de perdedores. Pero esto es algo secundario, el verdadero problema es ¿cómo Chaplin pudo perder cuando el concurso se trataba de imitarse a sí mismo? Una primera explicación podría sugerir que el jurado no entendía nada del asunto y tenía medallas y honores (y por ahi hasta un apellido resonante) que los ponían como autoridades competentes, título que también los habilitaba para juzgar en alguna que otra disciplina. También podría pensarse que el ganador los podría haber amenazado o simplemente sobornado, vaya uno a saber con qué en ambos casos.

Pero eso sería una explicación muy aburrida, asi que mejor, dejemosla de lado.

Otro explicación podría sugerir que Chaplin tuvo un mal día, y que ser su personaje le resultaba trabajoso; y lógicamente a veces no llegaba. Básicamente que el propio éxito de sus películas, donde se concentraba lo mejor de su obra, eran los retratos de grandes momentos, de grandes esfuerzos, y también el resultado de haber filtrado lo que no servía. A veces el éxito resulta confuso: por lo general no imaginamos a Julio Cortázar tachando algo que escribió y le resultó horrible al instante, no imaginamos a Monzón temblando de miedo en la silla del dentista, ni tampoco un remate de Maradona que se eleva muy muy lejos, como si le hubiese pegado el Piojo Lopez.
No, uno está un poco embarrado por el pensamiento mesiánico, personalista, embuído en la infalibilidad y el facilismo: el talento innato supera al metódico, supera la experiencia y la formación, los valientes no sienten miedo y la perfección nos ampara contra ese asqueroso humanismo de confundirse, errarle al clavo o meter la pata.
Mientras tanto, los héroes del presente re-escriben sus biografías y la de los héroes del pasado: a ellos, que no pueden defenderse, los posers actuales van y profanan sus tumbas, grabando el epitafio que mas les conviene; siendo abanderados de la obra adulterada que cumplirá el sueño de tantos mártires.
Mas aún, son tan buenos los buenos que obligaron a los malos a retirarse de la contienda, algún pataleo mediante seguro; pero siendo tan fácil la victoria, que esta se caía de madura, a la gravedad no hay con que darle. Por eso cuando a un personaje se le estiran los laureles (o se los estiran como a Tupac Amaru y su anatomía) Charles Chaplin no puede ser Chaplin y el fallo de un jurado (quizás corrupto o coersionado, o quizás simplemente giles) lo premia a un imitador y pone al certamen en el ridículo eterno (eso si que es chaplinesco!). Para consuelo de Carlitos, solo la canción de La Hija Del Fletero, “siempre fui menos que mi reputación”.

Clochard

7 comentarios:

  1. me hicieron acordar del odio q da el piojo lopez...
    sigamos imitando

    ResponderEliminar
  2. ... para los que piensan que la película empieza cuando se sientan en la butaca, y llegaron quince minutos antes del final... a la salida siempre tenés que escucharlos. Saludos, F.R.

    ResponderEliminar
  3. Que palazo a los agrandados sin fundamentos! me gusta, me gusta

    besos
    clau

    ResponderEliminar
  4. Que nota mas rara...de una sutileza bastante ajena a vuestro rígido acerbo cultural. En cuanto a los imitadores okupas del presente y violadores del pasado me permito opinar que siempre estamos reescribiendo nuevos epitafios y así será hasta el fin de los tiempos. Nosotros, ahora mismo, violamos a los violadores y hacemos nuevos panteones con el marmol de sus tumbas.Construimos nuestra épica, estética y moral al calor de los bombos. Así somos. Como aquel 17 de octubre.
    Saludos.
    El Gauchito Gil.
    PD: Un preso del PTX por favor!
    PD: Diganle a Vilma que si tiene poner 120 lucas se acuerde del campito que tiene en Frías.

    ResponderEliminar
  5. hay gauchito vos si que sos ligero¡
    fijate a cristina festejando el dia de la "lealtad" con la mesa de enlace, jaaaaaaaaa
    estaran tramando que hacer cuando se venga el aluvión zoologico ?

    ResponderEliminar
  6. La fiesta de la lealtad va a ser el domingo, si querés pasá troskosaurio, vamos a festejar el triunfo popular en Plaza de Mayo y nos lavamos las patas en la fuente. Viste la mesa de enlace SENTADITA con la TIRANA?, sabés quien corta la torta?...NOSOTROS.
    Saludos.
    El Gauchito Gil
    PD: Cuantos diputados meten? Que?...no...ninguno...acá hay fraude.
    PD2: Avisale a Vilma que ponga la tarasca...hay un campito en Santiago.

    ResponderEliminar
  7. !imperdible fiesta este domingo! las patas de Cristina entrelazadas con las de Pedraza, Gildo Insfrán, Blaquier, y flotando con unos snorkel Menem....!pero que popular caramba!
    Ivi

    ResponderEliminar